Orquesta Filarmónica de Málaga

Nota de prensa

Dirigirá desde el podio del Teatro Cervantes el maestro Manuel Hernández Silva, director titular y artístico de la OFM.

Los días 30 de noviembre y 1 de diciembre, jueves y viernes, a las 20 h. en el Teatro Cervantes  se llevará a cabo el quinto programa de la temporada de abono de la OFM

En la primera parte del programa se interpretará la Fantasía sobre una fantasía de Alonso Mudarra de José Luis Turina, encargada por la Orquesta Sinfónica de Tenerife, fue escrita en  1988. Pensada para el lucimiento de la citada formación, especialmente de los metales, recrea las falsas que contiene la Fantasía X para vihuela del músico del siglo XVI. Fue estrenada por la orquesta tinerfeña en  1989 en el Auditorio Nacional.

Se cerrará esta primera parte Concierto para guitarra en Re mayor, Op. 99 de Mario Castelnuovo-Tedesco, que se estrenó en Montevideo en otoño de 1939. Andrés Segovia es el peticionario, dedicatario, asesor y primer intérprete de este concierto del compositor florentino de ascendencia sefardí,  que lo terminó de escribir justo antes de emigrar a Estados Unidos a causa de la persecución de judíos en Italia. El primer movimiento refleja ciertos efectos impresionistas. El segundo tiempo es un cantabile suave y melancólico en forma de romanza, inspirado en tres canciones toscanas. El aire del tercero sumerge al oyente en una aventura rítmica muy marcada por la guitarra.

Actuará como solista el guitarrista malagueño Marco Socías, galardonado en varios de los concursos internacionales de guitarra más prestigiosos.

La segunda parte del concierto desarrollará la Sinfonía nº 1 en Sol menor de Vasili Kalinnikov,  su memoria ha quedado vinculada a esta sinfonía compuesta entre 1894 y 1895. La dedicó a su maestro Semyon Kruglikov y estrenada en Kiev el año 1897. El primer movimiento evoca una canción popular rusa. En el Andante que le sigue es destacable el canto del oboe acompañado por el punteo de la cuerda. El Scherzo contiene un melancólico trío como contraste a su ruso danzante tema principal. En el alegre final, se suceden motivos que han aparecido a lo largo de la sinfonía, y así se desarrolla hasta llegar a una “borodiniana” conclusión poderosa y triunfal.