Orquesta Filarmónica de Málaga

Nota de prensa

El Teatro Cervantes será el escenario del decimocuarto programa de abono dirigido por el maestro vasco Diego Martin Etxebarria.

Los días 7 y 8 de junio, jueves y viernes, a las 20h. en el Teatro Cervantes tendrá lugar el decimocuarto programa de abono de la temporada con música de tintes sur y norteamericanos.

En la primera parte del programa se interpretará la Obertura para el “Fausto criollo”, Op. 9 de Alberto Ginastera, compuesta el año 1943 y basada en la obra poética del escritor argentino del siglo XIX Estanislao del Campo. Un diálogo en el que el protagonista narra a un amigo lo que sintió durante la representación del Fausto de Gounod en el Teatro Colón de Buenos Aires, sin llegar a distinguir la vida real de la ficción lírico dramática. Fue estrenada en Santiago de Chile en 1944.

Se cerrará esta primera parte con Las Cuatro Estaciones Porteñas (para violín y orquesta) de Astor Piazzola en versión de Leonid Desyatnikov. Piazzolla empezó a componer sus Cuatro Estaciones durante 1960 terminándolas en 1974. Recuerdan a la famosa obra de Vivaldi pero en un solo movimiento. A diferencia de las del veneciano, el porteño pretende transmitir sus distintos estados de ánimo al contemplar el paisaje bonaerense. Fallecido Piazzola, el ruso Desyatnikov reconfiguró la obra introduciendo el violín como elemento concertante. En tal versión lleva a cabo un juego con las citas de Vivaldi en función de la diferencia de las estaciones en ambos hemisferios.

Actuará como solista la violinista madrileña Leticia Moreno

La segunda parte del programa se dedicará a Antonin Dvorák y su Sinfonía n. 9 en Re menor, Op. 95 “Del Nuevo Mundo”  que es la obra por la que es reconocido como gran sinfonista. Fue escrita en Nueva York en 1893. El autor se sintió atraído por las canciones folclóricas de los Estados Unidos. Desde la brevedad de sus temas con grupos de no más de cuatro a ocho notas, Dvorák alcanza una fuerza de gran densidad expresiva. Para tener una idea de sus intenciones estéticas en esta sinfonía, nada mejor que sus propias palabras: “En realidad no he utilizado ninguna de las melodías de los nativos americanos. Yo sólo he escrito los temas, amoldándolos a las particularidades de la música de los negros o de los pieles rojas y, sirviéndome de estos temas como sujeto, los he desarrollado por medio de los recursos del ritmo.